sábado, 12 de abril de 2014

Presentación de la revista [los inútiles de siempre]

4:43 p.m. Posted by DC 1 comment


PABLO RAMOS PRESENTÓ A PABLO RAMOS PRESENTANDO A [LOS INUTILES] PRESENTANDO A ABELARDO CASTILLO


tl;dr : En el CC Matienzo se presentó la revista Los inútiles de siempre. El número estaba dedicado a Abelardo Castillo. Castillo no fue, pero sí fue Pablo Ramos y sí que pudo explayarse sobre Pablo Ramos.


Por: Luis Segovia



Fui a la presentación de la revista [los inútiles] así entre corchetes. El proyecto está encabezado por Sebastián Basualdo, es una revista de análisis y difusión literaria y cultural. Cada número tiene un especial sobre un escritor, siendo el primero dedicado al director de El Escarabajo de Oro. Después hay notas de análisis hechas por flacos de la revista, análisis a Miller, Fellini, etc. La idea es que salgan tres números por año dedicándole un especial a un escritor y que por medio de material fotográfico difícil de encontrar y algunas notas, acercar el lector al autor.


La revista está cincuenta pesos, que es difícil considerar caro. Pero bueno, no es un precio popular, tampoco existe la posibilidad de leerla en internet y zafar de pagarla, al menos no  legalmente, seguro alguien la pirateará si está buena. De momento no hay link.


La presentación fue en la nueva sede del Centro Cultural Matienzo. La presentación estuvo a cargo de Pablo Ramos, autor de El origen de la tristeza (Alfaguara, 2004) y Sebastián Basualdo que dirige la revista y es el autor además de Cuando te vi caer (Bajo la luna, 2008) que estaban bastante entonados, en términos alcohólicos. Se ve que el vino fluía fuerte en el back. Ramos arrancó la presentación contando sus comienzos como fracasado, que cae en el taller literario de Castillo, es forreado por él, y comienza su camino de escritor “de verdad”.


Tal vez poseído o intentando imitar a Bukowsky el escritor se esforzó por parecer marginal, enquilombado, un toque más borracho y así contraponer su posición de autor consagrado y exitoso con su pasado difícil y patético, todo con el fin de agradecer en cierta forma a Castillo por su apoyo. Se hacía denso la repetición y la insistencia con lo pobre que era, la pensión roñosa en la que vivía, la novia que lo había dejado, y como entre las hordas de soñadores pudo él, con la fuerza de su voluntad de escribir, y la despiadada guía de su maestro convertirse en Pablo Ramos, escritor, showman, conferencista profesional. Está bien que estábamos en Palermo, pero no creo que ninguno quiera hacer la película. Mientras tanto loopeaba una serie de fotos proyectadas encima del escenario donde se leía “convertir la miseria en virtud” que resumía en parte lo que desarrollaba Ramos.


Que Castillo no haya ido es un bardo también. Onda… la revista estaba dedicada a él, en teoría vive cerca (eso dijo Ramos) y para otras cosas se mueve. A los pocos días hicieron otra presentación en la Biblioteca Nacional de Maestros y ahí fue Liliana Heker.

Basualdo, el director de la revista, participo poco, con pésimo timing le paro el carro a Ramos, que por más que estaba re denso con sus anécdotas le ponía onda, y se puso a leer la editorial que escribió para el número de Castillo, que no es que esté mal, pero todo el mundo hace eso cuando presenta una revista, leen algo de la revista. Leen con tono de lector, haciéndose los Gelman, pero es difícil emocionar a alguien con algo que está pensado para ser leído, no enunciado, como una historieta hecha de screenscaps de películas. Es un merito de Ramos haber escapado de esa lógica, y Basualdo al frenarlo la pudrió. Siguieron los saludos de rigor, a los colaboradores, a la diseñadora “que con tan poco tiempo pudo hacer tanto” como dijo Basualdo, yo estaba al lado de ella y la mina se agarraba la cabeza. Después Ramos recito musicalizado por Lorena Rizzo, después tocaron unos temas. Pero ya la gente se desbandaba.



1 comentario:

  1. Me parece que la diseñadora es esposa de Basualdo. Menos mal que no fui. Es una lástima que sean densos con las presentaciones, la de Gusmán estuvo un poco mejor. Parece que hay una pose de escritor agobiado y reventado que ya cansa. Y para hacer exhibición de las miserias que se paguen un analista. El público/futuro lector va para escuchar otra cosa, no monólogos narcisistas. Espero que levanten la puntería. Nicolas Mazia Hendle habló mucho en lo de Gusmán. Hay que hablar menos. Leer un poco el texto y acudir al humor , dosificado, que siempre garpa. Veremos que seleccionan en los cuentos y poesías. Si primará la ilusión de la semejanza o la audacia de elegir lo imperfecto. Alejandro Carpo

    ResponderEliminar

Dejanos tu comentario...