martes, 29 de enero de 2013

Huayra el SO basado en Linux para las netbooks educativas

5:06 p.m. Posted by DC , No comments
Huayra es un sistema operativo libre desarrollado desde el Estado Nacional, en el cual todos podemos participar y contribuir agregando valor sin depender de corporaciones

 
Huayra es la plataforma alternativa presente en las computadoras de Conectar Igualdad; basada en software libre, busca posicionarse como una opción frente al Windows de Microsoft
 La elección de un sistema operativo para una computadora es una situación que, en situaciones cotidianas al ingresar a una tienda de venta de artículos electrónicos, está marcada por la presencia de la plataforma Windows de Microsoft. Nada de esto impide que los usuarios puedan optar por software libre, sin costo alguno al momento de realizar la descarga e instalación, con propuestas como Ubuntu, Fedora o Mint , por mencionar sólo algunas de las alternativas disponibles en Internet.
Esto mismo ocurrió con el plan Conectar Igualdad, que busca desarrollar su propia plataforma basada en GNU-Linux adaptada a las necesidades de la comunidad educativa, tanto para los docentes como para los alumnos.
La inciativa comenzó a tomar forma en 2010, cuando Javier Castrillo comenzó a trabajar en Conectar Igualdad, el programa del gobierno nacional que distribuye computadoras portátiles para alumnos y docentes de escuelas públicas. Desde aquel momento, con el antecedente de haber coordinado la implementación de estas iniciativas en el ambiente educativo, impulsó con su equipo el desarrollo de Huayra, el sistema operativo libre basado en GNU-Linux de las netbooks escolares.
"Debido al porte de este programa era necesaria una plataforma estable, libre, un estándar y sobre todo con soberanía tecnológica, para no depender de ninguna corporación. Con nuestro sistema nos aseguramos que va a ser constante en el tiempo, que va a ser gratuito para todos aquellos que lo quieran descargar y, por sobre todas las cosas, libre. Todo el código está publicado a disposición para que cualquiera que tenga los conocimientos lo pueda auditar y modificar", asegura Javier Castrillo, coordinador del Proyecto Huayra.

 En una entrevista exclusiva con LA NACIÓN , Javier Castrillo habla sobre la plataforma, sus características y los prejuicios que aún existen sobre el software libre.

¿Qué es Huayra?
Es el sistema operativo libre que las netbooks del Programa Conectar Igualdad van a traer instaladas a partir de este año. Además cualquier persona puede descargarlo en su máquina desde huayra.conectarigualdad.gob.ar
Está basado en Debian GNU/Linux, es seguro, ágil y con un desarrollo realizado en la Argentina, teniendo en cuenta las necesidades tanto de estudiantes como de docentes, y manteniendo nuestra identidad nacional.
¿En qué instancia se encuentra el desarrollo?
Está en fase Beta pero ya se puede bajar y utilizar.
Un mito presente en este tipo de plataformas es que muchas personas creen que no hay virus porque no se conoce mucho. Esto no es verdad, no hay virus porque el sistema no admite virus porque, como dije, está todo a la vista. Los servidores de la bases de datos de los bancos, las grandes bases de datos importantes son de código libre, Google es libre, por ejemplo.
¿Por qué pensaron que era necesario desarrollar un sistema operativo basado en software libre?
Porque se estaban dejando tres millones y medio de máquinas en manos de una corporación, que tiene intereses económicos y sus tiempos. Asimismo, por ejemplo, si queríamos hacer un procesador de texto para las comunidades aborígenes no podíamos hacerlo porque no es posible traducir el Word o si necesitábamos adaptar la placa de red, según el tipo de servicio de determinada zona también teníamos inconvenientes. Tener un software de una empresa es como comprarte un auto y tener el capó soldado.
¿Cuáles son las ventajas que presenta utilizar Huayra frente a Windows?
Es libre y puede ser utilizado por cualquier persona de la comunidad; es gratuito, y ofrece la libertad de poder administrar ese código y hacer las reformas que queremos. Uno de los problemas que veíamos era que los profesores traían un programa para compartir con los chicos y ponían el pendrive en cada computadora y lo bajaban, sin darse cuenta que podían utilizar la red de la escuela. Lo que sucede es que configurar una red no es algo trivial. Huayra, en cambio, autoconfigura la red entonces el profesor deja el programa directamente en una carpeta especial que comparte y los alumnos entran allí para utilizar el programa.


¿En qué se benefician los alumnos al utilizar Huayra?

Que el Estado les brinde su propio sistema operativo libre es un beneficio implícito es más seguro y mucho más rápido. Además, está pensado para que corra en las máquinas más livianas y también funciona bien en las máquinas más viejas.
Otra gran ventaja para los chicos es que tienen una herramienta que sale de la propia escuela, con las necesidades y el aporte de su institución. Hay cientos de aplicaciones del equipo de Huayra y aportadas por las comunidades escolares. En total son casi 30.000 piezas de software.
¿La interfaz es similar a la de Windows o los usuarios verán muchos cambios?
Es similar y además encontrarán programas que no tenían en Windows porque son muy caros. En Huayra, por ejemplo, hay un software para hacer animaciones en 3D que si tuviéramos que comprarlo saldría muy caro. También hay editores de fotos similares a Photoshop.
El procesador de textos de Huayra permite guardarlo en un formato de Word. En el pasado había grandes problemas de compatibilidad entre el software libre y el licenciado pero ahora todo ha evolucionado y ya no existen esos inconvenientes.

Las netbooks de Conectar Igualdad son de diez fabricantes distintos, y tuvimos que trabajar bastante para el desarrollo del sistema operativo, cuenta Javier Castrillo, responsable del proyecto Huayra
Todavía nos falta un buen programa de Autocad 3D, pero tenemos Autocad en 2D. Pero tenemos son muchas herramientas de programación y de robótica incluidas dentro de Hayra.
¿Cómo se realizará la capacitación?
Las netbooks de nuestro programa, a partir de 2012, incluyen TV Digital abierta y allí incluye un montón de tutoriales y paso a paso para poder aprender a utilizarla.
Por otro lado, todas las instancias de capacitación que tiene Educar y el Ministerio de Educación van a tener cursos de Huayra tanto para alumnos como para docentes. Y ya se han formado comunidades de Huayra en Facebook y en Twitter que hacen su propia formación y su aporte a la comunidad.
¿Qué obstáculos tuvieron que sortear?
La principal fue la compatibilidad de hardware. Las netbooks de Conectar Igualdad son de diez fabricantes distintos y tuvimos que trabajar bastante para hacer funcionar nuestro sistema en todos los equipos. Después debimos luchar con los prejuicios que difunden los propios monopolios, que dicen que Linux es difícil, por ejemplo.
Pero ahora estamos muy entusiasmados porque las pruebas están saliendo bien y estamos dentro de los tiempos previstos.
¿Cuáles son los principales proyectos?
La primera etapa de Huayra es que funcione bien en todas las netbooks y en eso estamos abocados. Luego estamos pensando en que funcione en tablets y celulares.
También queremos trabajar para que la TV digital no sirva sólo para ver canales sino que podamos interactuar y brindarle, a través de ella, información útil para el ciudadano.
Y queremos fomentar el desarrollo para que los chicos programen, dándoles herramientas para que puedan programar aunque no sepan hacerlo, para que puedan, por ejemplo, hacer sus propios juegos con las características de su región, de su lenguaje, sus costumbres y que lo compartan con la comunidad.

  El software libre en Conectar Igualdad
Huayra toma su nombre del vocablo quechua que significa viento, una analogía que los responsables del proyecto buscan reflejar con la filosofía del proyecto, relacionada con la independencia tecnológica y la libertad que ofrece el software libre. "Es una práctica habitual dentro de la comunidad para que cada programa esté ser representado por un animal. Linux eligió el pingüino, nosotros una vaca", explica Javier Castrillo.
El equipo de trabajo de Huayra consta de 13 personas, divididos en tres áreas: Desarrollo (programadores), Diseño (artistas, historiadores del arte, diseñadores gráficos) y Sistematización (Sociólogos y estadísticos).
Además de Huayra existe la iniciativa de la comunidad de software libre Tuquito, con sendas versiones para las computadoras de las iniciativas OLPC y Conectar Igualdad ..

Por Cintia Perazo  | Para LA NACION

Fuente 1


Huayra, conectando soberanía tecnológica

En la lengua quechua, que nos hermana a lo largo de nuestra cordillera latinoamericana, Huayra significa viento, y según cuenta la leyenda andina, cuando Huayra Muyu llegaba en remolinos, anunciaba las lluvias, y con ella la tierra fértil. Hoy nuestra Huayra viene soplando, de la mano de políticas más inclusivas, donde prevalece la libertad, la solidaridad, el trabajo comunitario y colaborativo, todas características que identifican al software libre. Y es que Huayra Linux será el nombre del primer sistema operativo propio para las netbooks del programa Conectar Igualdad, que al día de hoy lleva entregadas 2.027.856 de los 3.000.000 previstas para el 2013. enREDando asistió a la presentación y entrevistó a Javier Castrillo, militante del software libre y director del equipo a cargo del desarrollo de Huayra.
Y esta noticia no responde a meras cuestiones técnicas, sino que significa un claro avance en las políticas soberanas sobre el software y la información, generadas desde el Estado, para beneficio no sólo de los alumnos y alumnas de escuelas secundarias sino de otras dependencias estatales (el software libre siempre puede ser reutilizado sin costos de licencia), y finalmente para beneficio de las economías locales, ya que se sustituye la importación de licencias de uso de software privativo o comercial. "Es un orgullo que este proyecto esté en manos de un conjunto de profesionales comprometidos con la comunidad del software libre y con la autonomía tecnológica nacional. A futuro, la apuesta es que las herramientas desarrolladas puedan ser utilizadas no sólo en el marco de Conectar Igualdad, sino también en diversos sectores y organismos del Estado argentino", enfatizó Pablo Fontdevila, Director General Ejecutivo del Programa Conectar Igualdad, durante la presentación de Huayra.

El desarrollo de este nuevo software estará a cargo del Centro Nacional de Investigación y Desarrollo en Tecnologías Libres (CENITAL). Su director es Javier Castrillo, quien además es un militante incansable del software libre, y Secretario General de la organización Software Libre con Cristina. Con él conversamos sobre Huayra.
E: ¿Qué significa que desde el Estado se apueste al software libre como sistema operativo de las netbook de Conectar Igualdad (CI)?
JC:
Es un hecho muy importante, tiene significancia desde muchos aspectos: primero, Conectar Igualdad tiene 3 millones y medio de máquinas, más los servidores y la interconexión de escuelas. Se trata de un gran número de equipos, distribuidos a lo largo y ancho de nuestro territorio, y es fundamental que tengamos un software que pueda ser administrado por nosotros mismos. Si nosotros tenemos esa cantidad de máquinas en un software privativo, que no podemos administrar, estamos muy complicados. No sólo por lo técnico sino también por cuestiones referidas a la seguridad informática.
Segundo, significa independencia tecnológica: se trata de un software que podemos adaptar, manejar, en ello pueden trabajar colaborativamente universidades, docentes, estudiantes, desde cualquier lugar de la Argentina.
Tercero, una cuestión de costos: en lugar de pagar licencias de uso, el recurso es para el desarrollo, y ese capital intelectual queda en el país, y ese software que nace en el CI queda totalmente disponible para cualquier ciudadano en cualquier máquina que quiera implementarlo, además de contribuir a la base tecnológica para que cualquier organismo de la administración pública nacional pueda adoptarlo a futuro.

E: ¿Existen otros desarrollos de software libre desde el Estado nacional?
JC:
Hay experiencias sueltas, que se llevaron a cabo gracias a desafíos personales o institucionales, pero no hay programas enteros que tengan un desarrollo propio, como en este caso. Se trata del desarrollo de mayor importancia en cuanto a usuarios y recursos. Hoy por hoy las netbooks tienen una partición con Linux Ubuntu, y nos contaban los desarrolladores de Ubuntu que se trata de la mayor implementación de Ubuntu en el mundo entero.

E: ¿Qué aporta el software libre a la educación pública secundaria? ¿Por qué es importante que los estudiantes tenga software libre en sus computadoras?
JC:
Una de las cosas más importantes es que evita que las corporaciones de software privativo se introduzcan en las escuelas. Cuando las corporaciones se meten en los políticas del Estado no es porque tienen un fin patriótico, sino que buscan rédito económico. En este caso, las políticas públicas de educación las estamos implementando con recursos nuestros, ninguna empresa por más grande que sea nos puede decir qué programas usar, qué consumir.
Hoy por hoy las corporaciones usan a las escuelas como semilleros de consumidores, "regalan" su software pero en realidad están formando futuros usuarios y consumidores de ese software. Después se acostumbran a usar formatos que no son estándares, son de facto, privativos, y estas usando a la educación pública, a las políticas publicas, para promocionar un producto. Es como si una empresa de autos "regalara" motores a las escuelas de mecánica, y que los alumnos sólo aprendieran en la escuelas a arreglar motores de determinada marca. Si una empresa "regala" su software lo que está pretendiendo es que después todo el mundo use ese software.
El software es al revés de cualquier otro bien: sabemos que un bien sube su valor cuando es escaso, en el caso del software que es intangible, no es así: cuanto más se usa un software más valioso es, entonces si llevamos esta ecuación a las escuelas obtendremos que si todas las escuelas usan un software, éste es cada vez más valioso. Por eso es fundamental que ese software sea libre.

E: ¿Qué significa un sistema operativo libre con identidad nacional? ¿Cómo se ve esto reflejado en Huayra? ¿Qué características, aplicaciones, contenidos, etc. lo hacen de identidad nacional?
JC:
Primero desde su nombre en quechua, y también la gráfica, el entorno hacen referencia a la identidad nacional. Hay un equipo de Arte y Diseño trabajando para eso, para hacer un producto atractivo y argentino. Pero lo más importante son sus aplicaciones y contenidos: se incorpora todo lo que desarrolla Educ.ar, el portal del Ministerio de Educación, las aplicaciones y contenidos, gran parte las estamos empaquetando para incluir en el software. También todo lo producido en los Festivales Conectar: software para robótica, música, radio digital, etc. Las netbooks vienen con sintonizador y antena para la TV Digital Argentina, se incorpora una plataforma de e-learning (educación a distancia), se incorpora la aplicación Mi Escritorio, del sitio Conectate, que permite bajar contenidos de Paka Paka, Encuentro, Educ.ar, Conectar Igualdad, etc. De esta manera se pueden obtener recursos de manera gratuita.
También hay escritorio accesible (para disminuidos visuales e hipoacúsicos) para las escuelas de modalidad especial y sus docentes que por supuesto también son beneficiario del programa CI.
Por otro lado, en Huayra, se desarrollan "soluciones" a problemas planteados en etapas anteriores. Hace dos años que se está trabajando en el equipo de Seguimiento y Evaluación, ya relevamos unas 700 escuelas, y en base a las entrevistas y el bagaje de comunicación con docentes, estudiantes, padres y directivos, hay muchas cosas que aprendimos, en este desarrollo implementamos muchas de las soluciones a los problemas planteados, teniendo en cuenta las necesidades de las escuelas. Una de las más típicas es que las máquinas se conecten en red de manera sencilla, para poder compartir recursos. Muchas veces como la configuración de la red era complicada, ves a un docente pasando un pendrive en las 30 máquinas de los chicos, a partir de este desarrollo eso ya no será necesario, la implementación de la red ya está hecha ni bien prendés la máquina.

E: ¿Qué especificaciones técnicas tendrá este software? Participación, documentación, capacitaciones
JC:
Huayra estará basado en Debian Pure Blends, la primera release (versión) se va a sacar a fin de 2012, será entregada a los fabricantes para las netbooks que salgan a partir de marzo de 2013. De todas maneras, cualquier persona lo va a poder bajar, va a haber una "iso" para descargar desde el sitio. Todo lo que se hace y se está haciendo se va a publicar, para que cualquiera que pueda y quiera colaborar con mejoras y soluciones de errores pueda hacerlo. Dentro del equipo de CENITAL hay una pata de Desarrollo, una pata de Arte y una parte de Documentación y Sistematización, así que va a haber manuales, tutoriales, "ayudas" que aparecen en la pantalla explicando cómo conectarse a una red wifi, cómo copiar a un pendrive, "sugerencias" como "lo que hacías antes con tal programa ahora lo podés hacer con este otro", o informando que "en tu máquina no pueden entrar virus porque es software libre", etc. Todo esto va a estar acompañado por el sitio web, donde se van a poder descargar contenidos, habrá foros, listas de correo, debate, capacitaciones virtuales para docentes y referentes técnicos sumado a las capacitaciones presenciales. También habrá talleres y charlas itinerantes por todo el país, que ya empezaron, ya dimos una en Malvinas Argentinas (Buenos Aires), Catamarca, Mendoza, Comodoro Rivadavia, Tandil, y la ciudad de Buenos Aires.

E: ¿Se va a seguir utilizando Windows en las netbooks?
JC:
Hoy las máquinas tienen doble buteo o arranque, y ya salen con Linux Ubuntu por defecto, es decir como primera opción. En el 2013 será lo mismo, sólo que arrancarán con Huayra por defecto. Nuestra intención es hacer un producto estable, potente, seguro, confiable, lindo, agradable de usar, 100% libre, y ser la opción por defecto nos abre la puerta a que por elección de los propios usuarios sea ésta la partición que siempre se use, y esperemos esto sume la suficiente fuerza para que no se renueve este contrato, pero yo no soy quien toma las decisiones al respecto, no tengo esa responsabilidad. Mi responsabilidad es que Huayra sea el mejor producto que podamos hacer para que sea la elección de los usuarios.
 

Fuente 2






Links
Huayra
Tuquito


0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu comentario...